Paisaje y Color

0

21 a 27 de abril | Casa de Cultura

Autora: Marisu Solis.

Lugar: Sala de exposiciones de la Casa de Cultura

Fechas: del 21 al 27 de abril

Entrada libre


La pintura de Marisu Solís, que puede siempre reconocerse por la presencia en ella de ciertas constantes, parece evolucionar sin embargo, suave pero decididamente, hacia nuevos ámbitos expresivos. Es un momento de transformación abierto a distintas posibilidades que se manifiesta através de algunos cambios en el lenguaje representativo de la artista.

Se disuelve progresivamente, por ejemplo, la referencia naturalista a ciertos elementos del paisaje, árboles, casas, que han servido tantas otras veces  de trama para una posterior y autónoma elaboración pictórica. Y aquellos que aún perduran asumen un valor diferente, menos descriptivo, más autónomo. Forman un código gráfico usado a veces como estructura que organiza la composición – o que aísla las notas de color con la fuerza de las líneas de plomo de una vidriera – y en otras ocasiones como un tapiz de signos que hace vibrar toda la superficie de la obra.

La oscilación continua entre representación y abstracción se advierte también en el uso, nuevo, del collage como elemento que determina una ruptura espacial o que sirve, simultáneamente, para enlazar los distintos componentes de una misma obra al emplear colores y líneas ya presentes en ésta o de parecido valor expresivo.

El predominio del factor gráfico alcanza a la propia pincelada, que sin abandonar el toque compacto y decidido se muestra más rota y gestual. Un trazo de color que puede parecer tenso, velozmente descriptivo o también líricamente ornamental.

La paleta se abre a gamas nuevas que enriquecen la serie de grises y azules con suntuosos y saturados rosas vagamente exóticos.

Todas estas novedades evocan a su vez las diferentes referencias que ayudan a interpretar el trabajo que ahora se presenta, referencias que espacian del gesto potente de los artistas del grupo Cobra a la síntesis colorística de De Staël o a la intimidad feliz  de Bonnard, reflejo de un registro estilístico múltiple que traduce a su vez una doble proyección, un alternarse fructífero, entre la observación ardiente del mundo exterior y la reservada introspección.

Comparte.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR