San Lorenzo celebra el Día de la Constitución con una lectura pública de la Carta Magna

0

Ayer 6 de diciembre se celebró la festividad de la Constitución, con una lectura pública por parte de todos los que quisieron acercarse a la Casa de Cultura.

El acto comenzó con las palabras de Álvaro Martínez, Tercer Teniente de Alcalde y Alcalde en funciones ayer, y de Silvia Ajates, Concejala de Asuntos Sociales, Juventud y Sanidad, quien abrió la lectura con el Preámbulo de la Carta Magna.

Más de 30 personas, entre las que también hubo algunos niños, se animaron a subir al estrado y leer el artículo que habían elegido previamente. El acto duró alrededor de hora y media y, tras el mismo, el Ayuntamiento ofreció un aperitivo a todos los asistentes, como colofón a una mañana festiva. 

Incluimos una galería de imágenes de todos los “lectores” del Día de la Constitución.

Discurso de Álvaro Martínez:

“Estamos aquí para celebrar el Día de la Constitución, pero también creo es bueno reflexionemos sobre lo que significa. La razón para celebrar la Constitución para mí es muy clara: ha sido fundamental en el período más largo y fructífero de paz, democracia, libertad y progreso económico y social de toda la historia de España.

La reflexión, creo, la debemos hacer como ciudadanos libres, conscientes de lo que la Constitución significa y lejos de usar la ocasión para criticarla o ensalzarla a conveniencia de criterios políticos concretos.

Para ello, me van permitir leer un fragmento del libro “ Todo lo  que era sólido”, de Antonio Muñoz Molina, quien, aparte de ser un magnífico y reconocido escritor con muchos premios (Planeta, nacional de literatura, príncipe de Asturias etc) y ser miembro de la Real Academia, es un magnífico ensayista, que sabe analizar la realidad española como pocos. El hecho de vivir a caballo entre Madrid y Nueva York sin duda le da una perspectiva que a veces se pierde desde dentro. Por cierto, Antonio Muñoz Molina, antes de ser escritor, fue auxiliar administrativo en el ayuntamiento de Granada y es allí donde empezó a ser un perspicaz observador de la política española.

En una parte del libro comenta párrafos extraídos de la introducción a los  Estatutos de Autonomía de Andalucía, Extremadura, Aragón, Cataluña y Castilla y León. Todos muy untuosos y con ampulosas referencias históricas. Muñoz Molina comenta: Tanta pringue verbal repetida durante mas de treinta años tiene consecuencias prácticas que no son irrisorias. Por comparación con esa integridad originaria del pueblo que ha perdurado durante milenios, la democracia española, que sólo se remonta a la constitución de 1978, es apenas un accidente administrativo, despojado de cualquier leyenda y de esas formas de legitimidad que dispensan los precedentes medievales o paleolíticos. El pueblo es una misteriosa entidad casi biológica dotada de rasgos comunes que lo han definido desde siempre: la comunidad política es una conjunción inestable de individuos que se vinculan entre sí mediante decisiones voluntarias, persiguiendo intereses tan diversos que rara vez se alcanza una mayoría significativa, u menos aún alguna unanimidad.

Más adelante, escribe: el pueblo asegura el abrigo inmediato de lo colectivo y lo inmemorial, el halago de compartir valores ancestrales. La ciudadanía, por comparación, ofrece poco más que intemperie, y cada una de sus ventajas posibles está sometida al contratiempo de la responsabilidad y la incertidumbre.

Por último, al hablar de lo que es un ciudadano, escribe: su identidad no está en la sangre, sino en algunos documentos legales, en una declaración de impuestos, en un certificado de empadronamiento que le permite votar, en una suma de actos cotidianos concreto que sostienen el entramado de la vida en común y que demandan de cada uno el ejercicio de una responsabilidad irrenunciable e intransferible: gestos prácticos, no declaraciones de principios; actitudes tan menores pero tan decisivas como no levantar la voz en una discusión o no tirar un papel al suelo, como elegir un argumento y no una interjección y no callar ante una injusticia

En este Día de la Constitución, seamos ante todo dignos ciudadanos de nuestra Constitución, conscientes de lo que ha supuesto para nuestro país y lo importante que es respetarla desde los gestos prácticos que están a nuestro alcance.”

Comparte.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies