El 1 de enero entra en vigor la bonificación del 95% en el ICIO para edificios protegidos y la bajada del 3,5% del tipo general del IBI

0

El pasado 30 de noviembre, el Pleno del Ayuntamiento aprobó la propuesta del Equipo de Gobierno de aplicar una bonificación del 95% en el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) para obras en edificios protegidos que se realicen bajo las siguientes premisas:

  • mejora de la eficiencia energética
  • rehabilitación/mejora de fachadas
  • rehabilitación/mejora de cubiertas
  • renovación/mejora de las instalaciones comunes
  • renovación de carpinterías exteriores
  • mejora de accesibilidad
  • obras relacionadas con la estabilidad estructural del edificio

El ICIO grava con un 4% el importe de cualquier obra que requiera licencia en nuestro término municipal, y las obras de rehabilitación de edificios singulares o muy antiguos suelen ser las más costosas para los propietarios, quienes en ocasiones las posponen por este motivo.

La bonificación del 95%, que tiene un carácter temporal de cuatro años a partir del próximo uno de enero, puede beneficiar a 237 edificios, alrededor de 1.400 viviendas, es decir, el 14% de los hogares sanlorentinos.

Esta medida se enmarca dentro de la política del actual equipo de gobierno de aliviar la presión fiscal, al mismo tiempo que refleja su apuesta por una política urbanística que potencie la rehabilitación y mejora de lo existente, en oposición a un urbanismo a base de recalificaciones o actuaciones que desfiguren nuestro paisaje urbano y natural.

Desde el punto de vista de la política urbanística, la bonificación en el ICIO para edificios protegidos se podrá ver reforzada si el Ayuntamiento se acoge al nuevo Plan Estatal de Vivienda, algo que se está estudiando y en lo que se está trabajando, y que puede suponer unas ayudas muy significativas para la rehabilitación de nuestro parque de viviendas y la regeneración urbana.

Desde el punto de vista fiscal, la bonificación en el ICIO es una medida que se suma a las ya aprobadas por el ejecutivo local, como son: la reducción del 50% en la tasa de alcantarillado, la bajada del 3,5% en el IBI con efecto del próximo uno de enero próximo, la bajada generalizada en precios públicos y tasas al inicio de la legislatura y el aumento del descuento en el plan especial de pago del IBI del 3% al 5%. También se eliminó la bonificación en el IVTM para vehículos de más de veinticinco años y se mantuvo para los vehículos históricos.

Todas estas medidas han sido posibles al mismo tiempo que se sigue reduciendo la deuda, se generan los mayores superávits de la historia de este Ayuntamiento (sin recurrir a privatizaciones de servicios), y se invierte el superávit en inversiones financieramente sostenibles (IFS) para mejorar la infraestructura dotacional y física de nuestro municipio. Un control estricto del gasto corriente, un énfasis especial en la gestión tributaria y la recuperación económica explican que sea posible aliviar la presión fiscal al mismo tiempo que la salud financiera se refuerza y se hacen inversiones necesarias.

  Guía Fiscal 2017

Comparte.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies